Ángeles Cereceda

Ángeles Cereceda

Ha llegado el momento del análisis, de la observación, de la comprensión y de la razón, pero sobre todo de las emociones que pueden nacer en las miradas ajenas.
- Ángeles Cereceda -

Sobre mi
 

Ángeles Cereceda

Ángeles Cereceda (Santander 1962) tras seguir estudios de Publicidad, ingresa en la Escuela de Pintura de J. Torrents Lladó donde profundiza en las técnicas de lápiz, acuarela, pastel y óleo, integrándose en el equipo de profesores y más tarde asumiendo la dirección artística del centro.

En la actualidad trabaja principalmente en su estudio de Palma, si bien viaja constantemente por razón de su especialidad como retratista.

Desde 1986 ha participado en numerosas exposiciones colectivas e individuales. Entre las primeras cabe destacar las celebradas en Palma de Mallorca, Madrid, Barcelona, Santander, New York, Florencia o Niza; en cuanto a las muestras individuales, sobresalen las realizadas en Palma de Mallorca, Santander, Monte-Carlo, Valencia, Barcelona, Madrid, Sevilla y Austin (Texas). Su pintura ha tenido una especial proyección en Japón habiendo expuesto en numerosas ocasiones en Tokyo, Osaka, Kyoto, Chiba, Sendai, Hakata, Kurashiki, Sapporo, Ginza, Shimonoseki y Kobe.

Sobre mí

No suele ser propio de los pintores el dominio de la palabra; aun así, muchas veces nos vemos obligados a explicar lo que en nuestro trabajo, evidentemente plástico y siempre visceral e intuitivo, es algo inexplicable, sobre todo para el propio artista, que anda siempre perdido entre sensaciones, dejándose llevar por ellas y buscando soluciones técnicas que le permitan acercar lo más posible lo que siente en ese instante ante el modelo a lo que verá después reflejado en la tela.

En medio de esta situación, no cabe pararse a buscar una explicación ni una justificación sobre cómo o por qué pintas una cosa y no otra. Hacerlo implicaría abandonar ese estado que es sólo emocional y pasar a lo práctico, a lo útil, explicable, consecuente y lógico, a eso que tanto se aleja del trabajo de un artista.

Hace mucho que renuncié a explicar mis obras. Mi “cómo” y mi “porqué” responden al simple “capricho” del momento; luego, mientras las realizo, me limito a descargar sobre ellas toda la energía de la que soy capaz para poder dejar la impronta de la sensación que en ese momento me atrapa. Al acabar casi siempre me invade cierta insatisfacción sobre el resultado. Y es precisamente esa deuda la que me empuja a enfrentarme de nuevo a una tela en blanco, como una nueva oportunidad de acercarte a lo que deseas.

Una vez que la obra está terminada y ya expuesta a los ojos de los demás, sale de ese círculo y tiene “vida propia”. Todo lo que ocurre a partir de entonces es ajeno al autor. La aceptación o el rechazo ya no dependen del artista, y es ahí donde verdaderamente empieza el análisis. El resultado de tu trabajo se verá reconocido si logras conectar con el que lo mira. Pero todo eso ocurre ya fuera de la voluntad del que pintó el cuadro.

Ángeles Cereceda

Mi trabajo de estos últimos años se encuentra ahora en ese punto. Para mí es un honor haber llegado hasta aquí y poder presentar una vez más mis obras, después de tantas exposiciones, “exhibiéndome” de nuevo, confiando en poder conectar y alcanzar ese reconocimiento que ya sólo depende del interés que pueda despertar en el espectador.

Es el momento del análisis, la explicación, la observación, la razón y, sobre todo, de la emoción que surja de otras miradas.

Ángeles Cereceda